Lado, ledo, lido, lodo, ludo, decirlo al revés lo dudo. Ludo, lodo, lido, ledo, lado, ¡Qué trabajo me ha costado!


Si el caracol tuviera cara como tiene el caracol, fuera cara, fuera col, fuera caracol con cara.


Tres tristes tigres, tragaban trigo en un trigal, en tres tristes trastos, tragaban trigo tres tristes tigres.


Cuando yo digo Diego, digo digo, y cuando digo digo, digo Diego.


El rey de Constantinopla Se quiere descontantinopolizar el que lo descontantinopolice buen descontantinopolizador será.


Pepe pecas pica papas con un pico con un pico Pepe peca pica papas


El anillo del llavero no tiene llaves. ¿Quién se ha llevado las llaves del anillo del llavero?


Pablito clavo un clavito ¿qué clavito clavo pablito?


La cara del loro se aclara con cloro, claro, con cloro se aclara la cara del loro.


A Cuesta le cuesta subir la cuesta, y en medio de la cuesta, ¡va y se acuesta!


Paco guarda las pocas copas, que, poco a poco, Paco sacó.


¡Saca el saco de sal al sol que se seque!


Cabral clavó un clavo. ¿Qué clavo clavó Cabral?


Si Pancha plancha con cuatro planchas, ¿Con cuántas planchas plancha Pancha?


Tras tres tristes trineos, triste trota Tristán.


El perro de San Roque no tiene rabo porque Ramón Ramírez se lo ha cortado. Y al perro de Ramón Ramírez, ¿quién el rabo le ha cortado?


El cielo está enladrillado, ¿quién lo desenladrillará? El que lo desenladrille, buen desenladrillador será.


Los trabalenguas cortos son conocidos por la cantidad de palabras que lo componen, siendo de cierta manera muy sencillos de pronunciar, además son uno de los tipos de trabalenguas más conocidos tanto por niños como por los adultos.

Este estilo suele ser mucho más sencillo de pronunciar, ya que como son cortos es menos la probabilidad de equivocarse al pronunciarlo y requiriendo un menor esfuerzo al practicarlo. Los trabalenguas por los general, son palabras que al decirla suenan muy parecidas pero con sonidos diferentes haciendo en muchos casos confuso y divertido.

¿Qué los caracteriza?

Los trabalenguas cortos son caracterizados por ser los principales en considerar cuando deseamos enseñarles a los niños la pronunciación de ciertas palabras, ya que al ser corto lo hace también de cierta manera menos complicado para entender y pronunciar.

En muchas ocasiones son oraciones con sentidos básicos que repiten las mismas palabras que lo componen pero en diferente orden para ayudar al niño a pronunciar cierto sonido que le cueste pronunciar y hacerlo a su vez una manera entretenida.

Los niños prefieren los temas de animales, colores, y cierto tipo de objeto y situaciones, mientras que para los adultos pueden ser basados en ciudades, costumbres o algún objeto o circunstancia combinado de palabras que requieran atención en su pronunciación para no tener que equivocarse.

Son parte del desarrollo de los más pequeños.

Cuando el padre de un niño en crecimiento nota una mala pronunciación de cierta palabra o simplemente nota que a su hijo le cuesta una letra del abecedario en especial, en muchas ocasiones tienden a utilizar los trabalenguas como parte de la ayuda en su pronunciación.

Las maestras utilizan este método en la escuela como una manera divertida y fácil de enseñar, sin embargo se debe hacer una supervisión puesto que si el niño pronuncia mal las palabras lo hará de manera continua repitiendo así su mala pronunciación. Es por ello la importancia de la supervisión en los más pequeños si se desea emplear como método de aprendizaje.

Es una actividad divertida

El trabalenguas es una actividad de lenguaje muy divertida y entretenida, inclusive cuando nos equivocamos al pronunciar ese trabalenguas que tanto nos gusta haciendo poner un mayor empeño en su pronunciación repitiendo tantas veces sea necesario para conseguir hacerlo de una manera perfecta.

A los más pequeños de la casa les divierte esta actividad, ya que se toman como un reto poder decir el trabalenguas de forma rápida y correcta y al no poder hacerlo repetirla una y otra vez hasta lograr conseguirlo, inclusive como modo de competencia con los amigos.

Los trabalenguas cortos pueden estar asociados a frases o temas de las localidades en que se utilizan, como parte cultural de cada región, recordando que los trabalenguas son parte cultural de muchos países y por ella la gran variedad en temas y estilos.

Características de los trabalenguas cortos

Los trabalenguas vienen de muchos estilos,  entre ellos están los cortos uno de los más populares por su facilidad al ser pronunciados. Los trabalenguas de pocas palabras son fáciles por la cantidad de palabras pero de acuerdo a su desarrollo también puede ser complicado de acuerdo a las palabras que lo componga.

Los trabalenguas cortos son caracterizados por no poseer más de 20 palabras o muy pocas, por lo general son basados en nombres, animales, alguna ciudad o frase emblemática del país en que se ejecute.

Muchos libros de contenido educativo incluyen los trabalenguas como parte de las actividades recomendadas, ilustrada con imágenes alusivas al contexto y de manera breve haciéndolos más llamativos y agradable para los niños pudiendo así captar su atención.

Los fonemas más comunes

Como bien sabemos, los trabalenguas son también una forma de hacer ejercicio del lenguaje y para mejorar el léxico en niños como adultos, ya que no sólo los niños son los únicos en tener problemas del habla las personas a cualquier edad lo utilizan como manera de mejorar esas fallas al pronunciar ciertas palabras.

Dentro de los fonemas más utilizados en los trabalenguas cortos están la S, R, M y P, ya que se consideran que le dan ese punto de dificultad tanto en los de niños como en los de adultos, sin embargo también son letras que a muchos les cuesta en pronunciar y más en un ser en crecimiento.

Ventajas de este tipo de trabalenguas

Los trabalenguas que no son extensos pueden ser utilizados para iniciar a los niños en esta práctica tan común y divertida, ya que contribuyen en el desarrollo  no solo del lenguaje y léxico, sino también en la agilidad mental proporcionándole al niño destreza para una respuesta inmediata.

Este tipo de trabalenguas no solo beneficia a niños, también a adultos, ya que pueden ser fáciles o difíciles de acuerdo a como esté elaborado, en los niños suele ser utilizado también para dar a conocer palabras nuevas y de esta forma ampliar su vocabulario y pronunciación.

Cuando se trata de trabalenguas cortos, no importa el género o la edad, lo importante es disfrutar al aprender un nuevo trabalenguas que podrá ayudarte con tu dicción, inclusive a conocer nuevas palabras.