Yo no quiero que tú me quieras porque yo te quiero a ti. Queriéndome o sin quererme, yo te quiero porqué sí.


Un limón y medio limón, dos limones y medio limón, tres limones y medio limón, cuatro limones y medio limón, cinco limones y medio limón.


Cuando cuentes cuentos, cuenta cuántos cuentos cuentas, porque si no cuentas cuántos cuentos cuentas, nunca sabrás cuantos cuentos has contado.


¿Cuánta madera roería un roedor, si los roedores royeran madera?


Papá, pon para Pepín pan.


La anilla del llavero no tiene llave. ¿Quien se ha llevado la llave de la anilla del llavero?


Cuando cuentes cuentos, cuenta cuantos cuentos cuentas, porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas, nunca sabrás cuantos cuentos cuentas.


A Cuesta le cuesta subir la cuesta, y en medio de la cuesta, va y se acuesta.


Como poco coco como,poco coco compro.


Los trabalenguas fáciles son aquellos donde su nivel de complejidad es bajo y no requieren de mucho esfuerzo para entenderlo y pronunciarlo, elaborado de palabras no tan complicadas utilizadas por quienes están haciendo este tipo de juego por primera vez y en mucho de los casos por niños.

Hay quienes agregan practicar un trabalenguas como parte de su rutina para mejorar la dicción de ciertas palabras, mientras que hay quienes sólo lo hacen por diversión y conservar una tradición que viene de generación en generación.

Ideales para los niños

Los trabalenguas fáciles son especiales para que los más pequeños de la casa se inicien en el mundo de los trabalenguas haciéndolos parte de una cultura que con el pasar de los años forma parte de muchos países y que ha llegado para quedarse.

Este estilo de trabalenguas es utilizado por los educadores para colaborar en el desarrollo correcto del lenguaje, sobre todo en niños que posean alguna dificultad para la pronunciación de una letra o palabra en especial.

Por lo general este tipo de trabalenguas son cortos y no requieren de mucho esfuerzo para comprender el mensaje que trata de transmitir, además de tampoco requerir mayor agilidad en su memorización por estar acompañado de palabras que sean conocida pero que al combinarla le dará ese toque de dificultad característico de un trabalenguas.

Ventajas de los trabalenguas

Los trabalenguas fáciles tienen muchas ventajas para quienes deciden aprender uno nuevo, ya que en su mayoría su estructura es sencilla, y en la mayoría de las ocasiones de frases muy cortas y puntuales dándole ese nivel bajo de gravedad.

Colabora en el desarrollo lingüístico en los niños pequeños que son los que tienen mayor dificultad a la hora de pronunciar cierto tipo de palabra o letra en especial. Sin embargo los adultos suelen realizar esta práctica por el mismo motivo que los niños.

Los trabalenguas en muchos países son utilizados como parte de terapia del lenguaje a los niños que tienden a tener un poco de retraso en su motivación para hablar o pronunciar nuevas palabras, consiguiendo por medio de una manera dinámica y divertida aumentar la cantidad de palabras aprendidas.

Características de los fáciles

Los que poseen un nivel más sencillo se caracterizan por tener como contenido palabras no tan complicadas que se haga un poco más sencilla su memorización y que al ser pronunciada no sean tan altas las probabilidades de fallar.

Los trabalenguas de este estilo son mucho más cortos que uno difícil, ya que la mayoría están hechos para niños y deben llevar contenido educativo y entretenido que los motive a querer aprender un poco más sobre algunos temas que sean de su agrado.

Cuando nos referimos a trabalenguas fáciles es una gran variedad de contenidos que se pueden incluir dentro de estos trabalenguas, teniendo como público principal a los más pequeños de la casa. Los padres y maestros lo utilizan como una manera entretenida de mostrar información de una manera interesante capturando la atención de los niños.